NACIONALES

La muerte de Higinio Capuñay, el monsefuano triunfador

A la edad de 71 años Higinio Capuñay ha dejado de existir.

Escribe:
Luis Castro Gavelán
La muerte es la compañera final. Y esa infausta etapa del organismo vivo le ha bajado el telón al monsefuano más exitoso del campo empresarial y de las telecomunicaciones. Higinio Capuñay Sarpán, el propietario del conglomerado de medios de comunicación: Exitosa y La Karibeña, ha partido a la edad de 71 años.
Su inteligencia y sapiencia para los negocios pude conocer de cerca cuando trabajé a su lado entre los años 1986 y 1995. Fue un maestro para discernir qué inversiones hacer. Su escasa educación nunca fue un impedimento para exhibir ese olfato de hombre de negocios, de predestinado para hacer de la nada todo un emporio de las telecomunicaciones a nivel nacional: radios, canales de televisión, periódicos.
Lo conocí en 1984. Tenía una imprenta gráfica en el distrito de San Luis. Yo trabajaba en el diario “La República”. Nos reunimos varias veces para planificar actividades que redundarían en la construcción del “Arco de Monsefu”. Junto a otros buenos monsefuanos organizamos la “Asociación Progresista Monsefuana” e Higinio fue parte vital. Apoyó económicamente, hizo suyas las tareas sin alharacas y a pesar de ser un empresario exitoso dio muestras de humildad, de amor por su tierra y de mucho compañerismo.
En noviembre de 1986 renuncié a “La República” y acepté trabajar a su lado. Era un hombre de pueblo y por eso sabía que podía aprender mucho con él. Higinio estaba familiarizado con el hambre y la miseria, y cuando un ser humano tiene experticia en estos avatares, posee otro tipo de riquezas. Se hizo solo, me contó todas sus penurias y la pobreza extrema que vivió cuando llegó a Lima. Trabajó como obrero en La Parada, distrito de La Victoria, y cuando le dieron la oportunidad de ser operario en una pequeña imprenta, supo que ese era su destino. Creció en ese rubro y con libérrimas ideas llegó a niveles insospechados. Me trató como el hijo mayor que no tenía. Esther, Lalo, Karen, Robert, Evelyn eran niños. Yo despachaba en su oficina, puso su escritorio junto al mío y a veces me sentía atafagado con sus actos de cortesía. Cuando me casé por primera vez, coordinó con Elmer Yaipén y el “Grupo 5 “ amenizó gratuitamente mi fiesta matrimonial.
“Cada persona tiene su propio valor” me decía en su parresia plática. Recuerdo que los sábados era fecha de pago e íbamos al Banco Industrial, que quedaba cerca de Hiraoka, en el centro de Lima. A salir de la oficina bancaria escondíamos los fajos de dinero debajo de la ropa, en la cintura . “Actúa de manera natural, esgrimía, de lo contrario los “choros” se van a llevar los salarios de los casi 90 obreros que nos están esperando”. Entonces me invitaba un jugo de naranja donde el carretillero de la esquina y así, disimulando, tomábamos el taxi de retorno.
Con su anuencia editamos por varios años la revista regional “Líder”, de la que fui su director. Luego me encomendó iniciar los trámites para conseguir la licencia de radio “Universal”, que posteriormente se convirtió en “La Karibeña”. El primo “Koko” Urbina, amigo personal, fue quien le metió el bichito de involucrarse en el mundo de la radio. Este locutor gozaba de cierta fama animando un sintonizando programa en la otrora Radio R-700. Higinio siempre dominó habilidades especiales, fue el gestor, el idealista y el precursor de un emporio que se ganó las consideraciones a nivel nacional. Radio Exitosa tiene nada menos que 65 filiales a nivel nacional, ahí trabaja Nicolás Lucar, a quien conocí cuando visitaba con asiduidad “La República”. Esta tarde lo escuché llorar, derramó lagrimas por el exitoso monsefuano.
Higinio fue multifacético, un emprendedor nato, un hombre con una envidiable memoria y gran visión empresarial. Me alejé de él luego que el Ministerio de Transportes otorgó la licencia a radio La Karibeña, que inicialmente salió al aire desde la ciudad de Vitarte. Supe que había llegado el momento de encontrarme con mi propio destino. De Higinio solo tengo grandes recuerdos, palabras de agradecimiento. Vienen a mi memoria las reuniones con el extinto Elmer Yaipén, con el paisano Julio Gonzales, propietario de panetones “Don Julio”. “Higinio es ejemplo de la juventud, un monsefuano ejemplar, un peruano inolvidable”, recordó Julio Gonzales.
Higinio Capuñay ha dejado un gran legado y el reto de Esther, su hija mayor, es grande. Alguna vez Higinio me confesó que tenía grandes esperanzas en ella. Por eso la hizo estudiar en la universidad de Lima, porque según admitió, debía prepararse para los retos del futuro. Mis bendiciones para Esther y sus hermanos.

Higinio Capuñay ha dejado de existir. En memoria de este gran monsefuano dejo una frase de John Rockefeller: “No creo que exista ninguna otra calidad tan esencial para el éxito de ningún tipo cómo la calidad de la perseverancia”. La perseverancia y la constancia fue su norte. Adiós amigo Higinio (Luis Castro Gavelán)

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close